Ayayayayayayay...

Posted on abril 29, 2008 - 3 comentarios -

La Terza Madre, Dir. Dario Argento, 2007

Esto va a doler...

Suspiria es quizá una de mis películas favoritas, con un inicio que es sencillamente magistral y legendario, y que podría ver una y otra y otra vez sin cansarme nunca de ella. Profondo Rosso es un gran giallo con toques sobrenaturales, y estilo para dar y convidar. Inferno es un caos ambicioso que aunque me perdió a mitad de película, demuestra que hay un director con estilo detrás de la cámara. Tenebrae es un giallo sangriento, enrevesado y perverso, con un final delirante que influyó en Brian De Palma. Phenomena es quizá el mejor híbrido de las temáticas de Argento, y aunque no está a la altura de Suspiria, es otra joya.

La Terza Madre es simplemente un desastre de proporciones épicas.

Y duele confesarlo porque Argento es uno de los mejores directores de cine de terror de TODA la historia del cine en TODO el mundo. Pero su pulso parece haber desaparecido definitivamente. Non Ho Sonno tenía sus momentos. La Sindrome di Stendhal es casi una obra maestra, aunque es un cambio de registro que lo lleva de regreso a sus inicios, alejado de lo que relamente lo hizo sobresalir. Pero aparte de ellos, sus films más recientes no tienen mayor interés. Justamente de ello hablaba con un amigo en estos días: Phenomena es el último destello de creatividad de un maestro. Y de eso hace ya más de veinte años. La Terza Madre se suponía un regreso a la forma. Una vuelta a lo que lo había hecho famoso. La reconciliación con sus adeptos. Pero no resultó así, y el arma se le disparó en la cara. Así que empecemos a desgranar la hecatombe.

Para comenzar, el guión es francamente terrible. El sentido de la lógica es prácticamente inexistente. Ustedes dirán "Sí, pero en Argento eso es una regla y no una excepción". Y es cierto, pero en las otras películas sentías que funcionaba. Había que alterar un poco el modo de visionado y suspender la incredulidad un pelín más de la cuenta, pero eso era parte del atractivo. Aquí no, aquí simplemente los guionistas, o son inexpertos, o son perezosos. Escena tras escena de diálogos expositivos, encuentros fortuitos a cada paso entre Asia Argento y cualquiera que ella necesite encontrar (será que Roma mide cuatro o cinco cuadras y no hay más de veinte habitantes), saltos de lógica (Roma en caos, pero el transporte público sigue operando; un policía sale en televisión diciendo que Roma arde en llamas apocalípticas... y que la causante es Asia Argento y deben detenerla). Es como si los autores fueran fans tratando de darle una nueva oportunidad al maestro, sólo que antes debieron tomar un cursito sobre escritura, porque aparte de tratar de homenajear algunas películas suyas, no logran darle más: hay un momento estilo Phenomena (el chapuzón en el lago putrefacto), un momento Inferno (la lectura del libro escrito por el arquitecto de las Tres Madres), un momento Suspiria (las risas de la protagonista al vencer a la Mater Lachrymarum), y un intento de unir las tres películas mediante un pasado que resulta cuasi Harry Potteresco, y que así le dé la oportunidad a Daria Nicolodi de volver del más allá, no es más que un rayón de sentimentalismo barato. Las actuaciones, otro punto débil de las pelis de Argento, se revelan dolorosamente penosas, aunque el guión también hace lo suyo para torpedear cualquier intención de hacer algo más. Los policías son clichés, las motivaciones son delgadas como papel calcante, y las brujas parecen salidas de un video goth de Cindy Lauper, con lo que la credibilidad sale por la ventana. El gore, por otro lado, está más a tono con las películas de Fulci que con las de Argento, aunque los tarados que disfrutan una película por el salvajismo de sus crímenes se regocijarán con ello.

Pero lo peor de todo no es eso. Lo peor es ver cómo Argento parece desentenderse del material y filmar con desgano, porque todo lo demás se le podría perdonar si hubiéramos encontrado la atmósfera de sus otros films. Esa iluminación de Suspiria o Inferno, esas set pieces inventivas de Tenebrae o Phenomena hubieran podido reanimarnos y hacernos esperar algo de su director. Pero no, Argento parece estar muy a gusto con la plana estética televisiva de sus últimos trabajos. La iluminación es planísima, la cámara es perezosa, no hay apenas aspecto que nos recuerde que su director alguna vez fue brillante, un magistral creador audiovisual. Si Suspiria e Inferno fueron obras maestras de un cine onírico y surreal, la tercera parte de la saga no es más que serie B floja, con resultados mediocres en casi cada departamento.

No puedo terminar de esribir esto sin dolor. Lo siento Dario, pero me has perdido definitivamente. Seguiré viendo lo que haces, pero mi fé casi ha desaparecido. Me diste algunos de los momentos más gratificantes como cinéfilo, pero tu final cinematográfico parece que no será ni parecido al de Mario Bava, quien, aunque estuviera filmando un guión pésimo (ese maldito Barón Blood) al menos podía darte alguna chispa estilística. Sea como sea, siempre serás quien hizo viajar a Suzy Banion a Friburgo, y eso... eso ya es suficiente para que te recuerde con una sonrisa el resto de mis días.

There has been 3 Responses to 'Ayayayayayayay...' so far

  1. andiboi

    No la visto aún a esta mala madre y por los comentarios (suyos y de otros) creo que no lo haré. Sencillamente me atrevo a contradecirlo en una de sus apreciaciones: "Non Ho Sonho tiene sus momentos"? Para mí es, sin atenuantes, una de las más infames películas que he tenido la desgracia de ver.
    De resto en la buena. Saludos don Calamar.

  2. Dr. Calamar says:

    ¿Andiboi? Oye, que es ese trato tan lejano... En estos días me quedé sin ver Juego de Manos, lamentablemente (si eres quien creo que eres, y si no, alguien usurpa ese alias).

    No, Non Ho Sonno para mí es un giallo entretenido, aunque con la típica trampa que te saca un asesino cualquiera al final. Nada para celebrar. Pero si de verdad crees que fue infame, deberías ver esta mala madre. De verdad me gustaría para saber tu opinión, pero es que uno queda con ganas de lanzarse por la ventana...

  3. andiboi

    Jeje, el trato lejano obedece al respeto que se merece un eminentísimo doctor como vos... Pero sí, claro, es el mismo andiboi que viste y calza,

    Con respecto a Juego de Manos y a esta señora Madre, la solución que se me antoja más adecuada es que nos regalés una visita (aunque sea de médico) por la capital, para intercambiar material, para ver nuestros respectivos cortos y para discutir estos asuntos como se debe. Es decir, en vivo y en directo.

    Porque si la peli de verdad es peor que Non Ho Sonno (sí, con doble N) entonces sería mejor que al final de cuentas hubiese fallado el bendito acelerador de partículas ese...

    Un saludo afectuoso.