Bad Day at Black Rock, Dir. John Sturges, 1955

Posted on abril 10, 2007 - 3 comentarios -

Este es un clásico ejemplo de cómo una película entretenida, puede dar comida para el pensamiento también. Una especie de western-noir, Bad Day at Black Rock es la historia de un hombre que llega sin anunciarse a un pueblo en medio de la nada, donde su llegada despierta inquietud aunque sólo vaya a permanecer allí 24 horas. El problema es que el pueblo guarda un secreto, y la llegada de John Macreedy (Spencer Tracy) pone en peligro la situación en que vivían los habitantes.

La película es cortita, sólo 81 minutos, y su trama está muy bien construida, lo que hace que el suspenso no decaiga desde el primer minuto. Al principio nos encontramos sin la más mínima información de quién es el personaje de Tracy, ni de por qué es recibido tan hostilmente. Poco a poco vamos descubriendo los hechos, pero muy lentamente, consiguiéndose así un tensión muy elevada. Tracy interpreta a un tipo que no se molesta por nada, ni aunque se metan de frente con él... bueno hay un momento en que sí se altera un poco, pero muy poco, aunque las consecuencias son graves.

Pero además de ser una gran película de suspenso, con toques de western (ese pueblo polvoriento y de una sola calle, el duelo final) y film noir (la galería de malos amenazantes), Bad Day at Black Rock habla además de la naturaleza humana, de la culpa, del conformismo y el miedo. Si es que además participó en Cannes y le fue bien: Tracy ganó un premio de actuación, aunque Sturges no lo hizo. El elenco incluye además a Lee Marvin, Ernest Borgnine, Robert Ryan y la pizpireta Anne Francis, y demuestra que Spencer Tracy podía ser el Steven Seagal de la época. Ya verán por qué.

ATENCIÓN, SI NO SE HA VISTO LA PELI, NO LEA EL SIGUENTE PÁRRAFO. PARA HACERLO, RESÁLTELO CON EL MOUSE:
La película nos oculta información desde el inicio, no nos pone en la piel de Tracy, que no sabe qué pasó en el pueblo, ni en la del pueblo, que no sabe quién es ese tipo. Podríamos pensar qu él es el malo: hacía cuatro años que el tren no paraba en Black Rock, y además su pinta es demasiado afable como para ser un buen tipo. Pero el pueblo poco a poco se revela como una entidad que vive sumida en la culpa de un crímen cometido por unos cuantos, pero asumido por todos. Hasta el sheriff ha caído en el alcohol. Por eso todos quieren estar solos, para no tener que enfrentar la culpa de lo que han hecho. La llegada de Tracy y el posible desencadenamiento de otro crímen innombrable les da una oportunidad de redención. Con todo esto, no podía sino pensar, por alguna razón, en Dogville, en donde todo un pueblo acaba sumergido en la maldad como si nada. Pero cada película es, por supuesto, diferente. Empezando porque la de Von Trier dura como tres horas... Bad Day at Black Rock funciona a varios niveles: como película de entretenimiento no tiene tacha, porque maneja la tensión y el ritmo magistralmente; pero si vemos más allá, podemos incluso encontrar una buena lección moral, de hacer lo correcto incluso cuando se peligra por ello, sin esperar recompensa, simplemente porque es lo correcto. Y es aquí donde Bad Day... se revela como más que cine de entretenimiento, pues plantea un serio dilema moral, en el que, estoy casi seguro, todos nos veremos reflejados: ¿conservar el pellejo y mirar a otro lado, o actuar aunque corramos peligro? Cada personaje encarna una faceta de este dilema, y no ninguno lo tiene fácil.
FIN DEL PELIGRO...

Excelente cine, de ese que se hacía antes, y que lamentablemente ahora no se ve mucho. Gracias Turner Classic Movies y gracias Retro, los canales para ver cine por estos días.

There has been 3 Responses to 'Bad Day at Black Rock, Dir. John Sturges, 1955' so far

  1. wil says:

    doctor calamar presteme pelis

  2. Dr. Calamar says:

    Home Wil, decime qué querés y te lo paso en el cineclub un día de estos con mucho gusto.

  3. wil says:

    hombre doctor calamar ami me va lo de mostros y teenexplotation, en especial cunado se juntan los dos gèneros en un amasijo de tripas y tetas. si me puede ofrecer ese sancocho, le estarçe moy agradecido.

    hablando de otro tema me temo que no he recibido invitaciòn al cine club porla gûeb chèvere si me la hace llegar.
    suyo, wil