Children of Men, 2006, Dir. Alfonso Cuarón

Posted on enero 19, 2007 - 4 comentarios -


Esta es una opinión personal y no todos tiene por qué estar de acuerdo con ella: Para mí el cine es una manipulación descarada para lograr impacto en la audiencia. Me gusta que me manipulen. Lo que no me gusta es darme cuenta, dijo un actor que no recuerdo. Si uno quiere dar un mensaje, lo envuelve en papel de regalo y el espectador se lo traga sin darse cuenta. En cine no se predica, se demuestran los hechos, y casi sin darnos cuenta, nos tragamos las ideas de otros a punta de convencimiento emocional. Esto ya lo han sabido algunos tiranos de la historia, pero parece que los intelectuales no aprenden la lección y se empeñan en hacer películas aburridas, eso sí, con ideales liberales. No hablo necesariamente de Children of Men.

No creo que todo el cine deba ser así, manipulador, conste. Pero las películas que más me han gustado son las que hacen pleno uso de los recursos cinematográficos y no se limitan a ser "objetivas". Y un género que me parece que funciona muy bien a este nivel es la ciencia ficción, en donde sus mejores películas plantean ideas radicalmente diferentes a la vez que nos hacen disfrutar de lo lindo. Una película como Matrix puede ser un simple espectáculo, o puede inducirte a pensar algo más, pero lo hace con emoción.

Esa es quizá la mayor falla que le veo a Niños del Hombre. El concepto es realmente ingenioso, el de la cesación de los embarazos en todo el mundo. Es decir, no la humanidad no tendrá una debacle final, sino que simplemente tendrá un fundido a negro, aunque imagino que los últimos no lo pasarán bien. Alfonso Cuarón, director de curriculum ecléctico (Y tu mamá también, Harry Potter y el prisionero de Azkaban, Grandes Esperanzas) dirige con frialdad y distanciamiento un guión que de haber sido un poco más emocionante, tal vez hubiera sido una obra maestra.

Encuentro gran validez en la experimentación con un estilo más directo y real, que en lugar de manipular al espectador, lo pone en medio de la acción como si fuera un documental. Planos largos y sin cortes establecen un distanciamiento emocional entre el protagonista y el espectador, como si se quisiera intelectualizar la ciencia ficción, darle lustre y alejarse del espectáculo. Tal vez eso sea especular mucho, pero sentí que sí había una intención de alejarse de la fanfarria típica de hollywood cuando acude al género. Pero aclaremos: Niños del Hombre no es ciencia ficción per se. Es un drama situado en un futuro especulativo, aunque escalofriantemente posible.

La película es capaz de entregar sus ideas, sus críticas y sus mensajes de manera adecuada, sin embargo el espectador podría salir de la sala un poco indiferente, como de hecho salí yo. Le achaco estos probelmas, en efecto, a decisiones de dirección. Los planos tan largos hacen que la acción se dilate y el drama se diluya. En algunos momentos el efecto es el opuesto, como en la larguísima escena en que los protagonistas van por la carretera y son interceptados por una horda de desadaptados. Un par de minutos de diálogo, seguidos de una escena de acción intensa, toda ella vista desde el interior del carro... ¡y en un sólo plano! También la salida del edificio atacado por el ejército es muy efectiva y emocional. Pero son excepciones. De resto la historia se hace difícil de seguir, no por ser complicada, sino porque uno debe hacer un esfuerzo para permanecer en ella, convirtiéndose en una road movie que no te da pistas de por donde seguirá. Eso está bien por un lado, pero como no sabes qué esperar te desconectas en los momentos más calmados. Además los hechos se nos muestran de una manera tan cercana a la de las noticias que vemos a diario, que tampoco logran impactar tanto com podría haberlo hecho si hubiera sido un poco más efectista. Sí, nos metemos en la piel del protagonista cuando recorre las calles en medio de la guerra civil, pero hoy, acostumbrados a ver noticias en donde la cámara no está lejos del conflicto sino en medio de él, y nosotros nos hemos anestesiado ante ello, repetirlo en cine nos deja en el mismo lugar que cuando vemos el telediario de mediodía: lo vemos a lo lejos y no nos afecta.

La casi total ausencia de música es otro detalle que te hace aislar de la pantalla. Salvo algunos temas de rock de los sesenta y setenta, que nos dan una idea de por donde van los ideales del film, la música incidental casi ni se siente. Hay pasajes con cierta música incidental, sé que los hay, pero no los recuerdo ni recuerdo la música, que parece que fue sacada de una obra preexistente. Todo ello se conjuga para cerebralizar demasiado la trama y hacerla demasiado fría y poco emocionante. Comparémosla con Gattaca, un film igualmente frío e intelectual, pero al que se accede más fácilmente gracias a la manera en que se rodó, desde la fabulosa música de Michael Nyman, hasta el diseño de producción y su estética.

Eso no siginifca que la película sea mala, sólo que yo me esperaba casi una obra maestra y no la encontré. De hecho el trailer creaba mucha expectativa, pues estaba acompañado de un tema precioso del último disco de Sigur Ros, que te hacía sentir cosas bonitas, y al final no es que sintiera mucho. No, también hay virtudes en ella, como unas actuaciones de lujo. Ver cómo en una escena Clive Owen se derrumba en un abrir y cerrar de ojos, estando casi calmado un momento antes te alcanza a impactar. Y Michael Caine siempre será un gusto de ver. El diseño de producción es sencillamente impresionante. El detalle al que se llega te hace pensar que esos paisaje derruidos y cuasi apocalípticos existen de verdad: esa bahía de podredumbre, esos callejones infestados de malas vibraciones...

No es sólo en la técnica donde residen las virtudes de la película, empero. Algunos detalles le aportan una cierta poesía al conjunto, aunque no totalmente explorados, como el hecho de que este sea un mundo sin niños y todo lo relacionado con ellos, colegios incluidos, ya están simplemente obsoletos. Ah, y algunos momentos como la revelación del embarazo en medio de las vacas es casi salido de una pintura. Y afortunadamente el guión (y el director) sabe sortear los riesgos de las ideas liberales de hoy día. En lugar de crear un panfleto izquierdista, se muestran los peligros, no de la extrema derecha, sino de los extremismos en general. Por supuesto no se ahorran golpes a Mr. Danger y sus políticas, muy similares a las de la película, aunque estas son más extremas claro. Pero jamás se cae en la burda satanización o en simplificar con maniqueísmos simplistas.

Aunque hablaban de temas ligeramente diferentes, a mí me gustó más V de Vendetta. Me dirán que esta es una peli inteligente, mientras la otra es un comic de acción, pero no estoy de acuerdo. Creo que para entregar un mensaje hay que saber hacerlo, y si se golpea el estómago además del cerebro, será un golpe más que si sólo se llega al de arriba. Niños del Hombre no se queda a mitad de camino, pero tampoco alcanza a llegar hasta las ultimas consecuencias. Aunque no es poco lo que consigue: ser inteligente en una época de infame espectáculo pueril.

There has been 4 Responses to 'Children of Men, 2006, Dir. Alfonso Cuarón' so far

  1. m.o

    http://www.otraparte.org/actividades/boletin/cine.html

    dr, te puede interesar si no lo conocias.

    m.o

  2. Anónimo

    Atacar una peli por su falta de efectismo.

    Dios mio, que bajo hemos llegado.

  3. Dr. Calamar says:

    Primero que todo, yo no ataco la película. Creo que a cada uno le puede o no gustar una película y eso no tiene nada de malo, si es capaz de decir por qué. Ya lo he dicho: respeto profundamente Children of Men pero a mí no me gustó. Y no por no ser efectista, sino porque a mí no me involucró en lo que pasa. No necesitaba tiros para ello.

    Segundo, Dr. Calamar será un seudónimo, pero creo que no me escondo detrás de un Anonymous, y además tengo valor de decir lo que pienso con argumentos, no con una minúscula frase poco inteligente.

    Tercero, si piensas que hemos llegado muy bajo por eso, es que definitivamente no sales a la calle, porque indignidades peores se ven en cualquier esquina y no creo que eso te escandalice.

    ¿Acaso le temes a una discusión seria? Pero es que internet sirve mucho para eso: para no enfrentar al otro y despacharse una discusión sin más.

    Siempre será más fácil decir "Idiota" que argumentar diferencias y aceptar al otro.

  4. Enrique Jaramillo says:

    La polemica es lo que hace avanzar al genero humano en este siglo, aunque noto a dr Calamar un poc temperamental y a "anonimo" un poco equivocado en sus impresiones.
    Tal vez el mas equivocado sea yo, como usualmente sucede.
    A proposito, Children of Men me parecio excelente.