A l'interieur, Dir. Alexandre Bustillo, Julien Maury, 2007

Posted on julio 31, 2009 - 6 comentarios -

El estado del terror actual pareciera ser el siguiente: A Estados Unidos le corresponde repartirse el pastel entre el torture porn, los remakes de slashers de los ochenta y el renacer paródico del espíritu videoclubero más animado. A Japón, continuar con sus fantasmas anémicos y despeinados. A España, el terror clásico e innovador a la vez. Y a Francia, la vanguardia más violenta y extrema. Aunque en realidad, ¿qué clase de vanguardia puede ser la que apela a reencauchar el espíritu del gore de los sesenta con el realismo sucio de los setenta, en contextos sociopolíticos actuales?. De Francia han venido las últimas joyas (y "joyas" porque hay de todo) en cuanto a gore. Haute Tension, Calvaire, Sheitan, Ils, A l'interieur, Martyrs, Frontiere(s)... Todos tratando de situar el índice de gore en 11.

No es mi intención tratar el tema de esta cinematografía, sino hablar de otra de las películas que alborotó el avispero en cuanto a terror sangriento, la última en hacerlo antes de que llegara Martyrs, y que por estos días tengo en mente gracias a un amigo que revivió en mí el interés por estas películas. Se trata del debut de Alexandre Bustillo y Julien Maury, quienes definitivamente han creado una película que pasará a la historia como una de las más violentas del género. La historia realmente no importa, porque aquí de lo que se trata es de someter a la protagonista a cuantos vejámenes sea posible. Una mujer vestida de negro atormenta a una mujer embarazada en su casa. Todo el que pasa por allí será asesinado de maneras grotescas con cualquier elemento medianamente cortopunzante. Y ya.

Muchos han dicho que esta es una obra maestra, y varias babosadas más, pero lo cierto es que al igual que Haute Tension, quedé con ganas de más. ¿Más violencia? No, que de eso sobra. La película está muy bien hecha: buena fotografía, buenos efectos especiales, buenas actuaciones... Pero la historia no me dijo absolutamente nada nuevo. De hecho no me dijo nada. No estoy en contra de ver sadismo en el cine, pero sí de verlo sin mayor sentido que el disfrute morboso de las torturas. Bueno, en contra no, pero para mí hace rato que eso dejó de ser interesante. Tal vez cuando fuera pequeño, las ansias de ver cosas nuevas y transgresoras me llevara hacia ese campo, pero ahora, las cosas han cambiado un poco.

Lo que me lleva a una pregunta a la que no encuentro respuesta: ¿por qué disfruté alguna vez con una película como The Hills Have Eyes, incluso con su remake hasta cierto punto, pero ahora no encuentro ninguna satisfacción en sus herederas de esta generación? No tenía nada en contra de las películas que eran entretenimiento por entretenimiento, pero ahora cada vez más encuentro decepcionantes las películas que no son capaces de darme algo más que un rato de esparcimiento. A l'interieur es una película que te hace pasar mal, no es divertida, sino desasosegante... pero todo ello no lo explota para nada. Incluso Haute Tension se las arreglaba para ser una película entretenida, pero esta crea un clima oscurísimo y deprimente que pareciera querer decir... bueno, ¡nada! Y probablemente por esto es que tantos han creído ver algo más que para mí no existe.

A l'interieur es simplemente una película brutal. Si ustedes están buscando brutalidad por el simple hecho de divertirse con ella, que la disfruten, pero si buscan algo más, no sé si lo encuentren. Aunque están a leguas la una de la otra, esto es el equivalente adulto de las películas de Hostel o Saw. Mientras unas están hechas para adolescentes, la francesa (y en general todas las francesas de este género) tiene algo más de cerebro. No mucho, porque quizá reemplaza la superficialidad hormonal por el cinismo de la "madurez". Pero ya está. No se atreve transgredir nada sino el límite de la violencia.

No sé si es que me hago viejo y añoro los verdaderos clásicos de los setenta. De nuevo me pregunto, ¿qué diferencia de intenciones tiene A l'interieur de The Texas Chainsaw Massacre? Creo que ninguna: sólo quieren ser revulsivas y repulsivas. ¿Entonces por qué sigo prefiriendo una sobre la otra? Sólo sé que aún sigo quedándome con la segunda, así sea por nostalgia, en lugar de por esta supuesta novedad que no aporta nada. Mala no es, de hecho es buena, pero también es vacía.

La discusión está abierta para quien quiera seguirla...



PS. Habiendo vuelto a ver el trailer pienso que tal vez, sólo tal vez, verla en las condiciones adecuadas podría haberme hecho tener otra opinión y hasta la hubiera disfrutado... pero es que la película no es un entretenimiento, sino un padecimiento: el sadismo infligido sobre una mujer embarazada (y hay que verlo para creerlo) no es algo con lo que uno pueda entretenerse.

There has been 6 Responses to 'A l'interieur, Dir. Alexandre Bustillo, Julien Maury, 2007' so far

  1. Diegogue says:

    no he visto la película e intuyo que cuando lo haga volveré a comentar con mucha más propiedad, no obstante, con respecto a lo que afirmas en las últimas líneas acerca de porque´te gustan las pelis clásicas del génetro más que las actuales, no creo que sea porque te estés volviendo viejo, y consevrador, y nostlagico de todo tiempo pasado fue mejor, lo que pasa es que pelis como Masacre en texas fueron totalmente transgresoras, no se había hecho nada semejante en su momento, y rompían tabúes, lo cual les daba frescura y autenticidad, las de ahora forzosamente no están rompiendo nada del otro mundo (tanto las buenas como las malas), pero igual se pueden hacer hoy cosas muy muy interesantes, como Martyrs, o Mandy lane

    un saludo, e insisto, sé que volveré a comentar en este mismo artículo, por otro lado, veo un cambio de enfoque en tus textos, Calamar, pero siempre para bien :)

  2. Dr. Calamar says:

    Estaba comparando The Midnight Meat Train y A l'nterieur a ver si podía encontrar respuestas a mis interrogantes, y creo que, uno, lo que dices es verdad: si se rompen fronateras, después de las transgresoras no quedan sino las imitadoras; y dos, hay diferencias entre las dos, sí, pero sirven para una conclusión: pensaba que era simple cuestión de moralidad, que una era algo repugnante moralmente, y la otra... bueno, no un cúmulo de virtudes, pero sí algo diferente. Pero la de Kitamura propone la creación de un mundo paralelo, mientras la otra sólo la recreación de la realidad. Y si mezclamios las dos cosas, te das cuenta de que cuántas pelis tratan de mostrar "el horror humano" últimamente. Y ya vale de eso, sí lo único que se busca es ser el más violento, el más sangriento... Hay cosas más interesantes que romper récords sanguinolentos. Siempre preferiré a Lovecraft y su horror cósmico, que leer algo que trate de recrear El Espacio y su horror real. La realidad la vivo cada día, la fantasía, así sea morbosa, viene del más allá.

  3. Anfoc says:

    Concuerdo con tus apreciaciones, aunque no sé mucho del cine de terror, me gusta, pero me faltan por ver esos "grandes clásicos". Lo cierto es que esta película efectivamente es bastante vacía, de hecho, si miramos Martyrs comparada con A l'interieur, me quedo con la primera es mucho menos vacía y el final me parece algo impactante.
    Gracias por actualizar el blog, y saludos!

  4. Diegogue says:

    bueno finalmente la vi. Inside es una pelicula asquerosamente cursi, como bien señala Anfoc, Martyrs es mil veces mejor, mucho mas inteligente, lo unico que rescato de Inside es la estupidez de la protagonista, que es consistente desde el inicio hasta el final (dios, cuando se intenta suicidar es ya ridículo), y no me resulta tan ofensivo que pasen toda la película dandole golpes a una embarazada, como que usen los disturbios raciales de 2006 como telón de una forma tan superficial.

    sí, lo que pasa con Inside es que es una película superficial

  5. Diegogue says:

    y una cosa más, ésta no es el equivalente adulto a Hostel, (Martyrs sí lo es), es mucho pero mucho mas inocente

  6. Dr. Calamar says:

    Parece que los franceses tienen ganas de usar el gore para hablar de otros temas, a veces con más acierto que otras, porque según leo, en Frontieres la psicótica familia de asesinos palurdos es una familia de neonazis (desde luego eso se llama sutileza).

    Lo que dices de Hostel... no sé, a mí es que Hostel no me gustó para nada, y de hecho Eli Roth tampoco me gusta.